Home Conocenos

Bienvenido/a a Nuestra Web

En      RESTAURANTE     EL     CALLEJON,     somos especialistas en comida típica Manchega, nos caracterizamos por    nuestro   Ambiente    Taurino   y   Salones     Reservados.

Un restaurante con mucha historia:                
Empecemos  por la barra, es  una  declaración de intenciones, el primer encuentro con un ambiente taurino que despierta la curiosidad de los aficionados y de quienes no  lo son.  El salón contiguo a la barra fue todo el espacio de El Callejón  cuando  nació,  después cocina   y   ahora   el  espacio  ideal  para  un  servicio más rápido e informal. 

Mancheguito otro de nuestros salones debe su nombre  al  que  fue  el  primer  matador  de toros de Albacete; tomó la alternativa en dos ocasiones, en el  XIX y  en  el  XX.  El  patriarca  de  la  tauromaquia  albaceteña.  Pedrés  fue  el  primer  gran  torero  de  Albacete,  una figura que llegó a encabezar el escalafón.                       

La   Bodeguilla   es   uno   de   los  rincones  con  más  sabor  de  El  Callejón,  como un burladero de intimidad.      

El salón del toro ha  sido  durante   tiempo  el  más  solicitado por los clientes, porque al aislamiento  une  la  calidez.  En  este comedor  están  las fotografias de las alternativas de todos  los matadores  de Albacete: Y no solo eso.                   

Los  Maestros  fue  el  primer   comedor   del restaurante. Tiene  la  mayor  solera,  como las litografías   de   todos   los   que han  sido  toreros de época. Salón Caballero, dedicado a quien es el torero más  destacado de  Albacete  durante  la última década y figura de alcance nacional. Cada triunfo, cada   fecha   señalada  quieren entrar   en   sus paredes, pero ya no caben.            

Chicuelo. El último comedor abierto está dedicado a Manuel Jiménez  Chicuelo II, el matador  que  en la 2ª mitad de los años cincuenta convulsionó  el  mundo taurino con su valor. Una figura de explosión. Andanada. Se le llamó  así  por  ser  el  de  mayor altura en su momento. Tiene numerosos rincones,  pero destaca la presencia de Enrique Ponce, buen amigo de la casa y casi un Albaceteño más por las tardes de  luces en esta plaza.              

La Bodega. La apertura del sótano a los comensales duplicó la capacidad del restaurante.En el amplio salón caben rincones para Pepe Osuna, el  torero  de pequeña  estatura y gran valor; y los ganaderos Samuel Flores, Daniel Ruiz y Tomás Sánchez Cajo, tres instituciones distintas de la tauromaquia de Albacete; los últimos  en  incorporarse han  sido  el matador Sergio Martinez y el novillero Andrés Palacios.  

Dámaso González. Todo un salón para él, para el torero que ocupó más de dos décadas completas en el corazón de los aficionados. Casi  una  capilla  de  peregrinación  de  tantos como le siguieron allá donde se vistió de luces.

Actualizado ( Lunes, 11 de Enero de 2010 18:04 )